Adolescentes

La terapia psicológica con adolescentes requiere buscar un equilibrio entre la necesidad de marcarles límites claros, y la posibilidad de conectar y crear una relación de confianza, en la cual el adolescente pueda apoyarse y crecer.

En general, en la sociedad se tiene una imagen bastante negativa de los comportamientos de los adolescentes, que suelen considerarse molestos. La verdad es que toda persona adulta ha sido adolescente, aunque parece que a veces lo olvidamos. Quizás, en muchos casos esta percepción más crítica pueda estar justificada, pero a la hora de hacer una intervención con adolescentes es preciso tomar una postura constructiva o, cuanto menos, abierta al cambio. Como ocurre con cualquier problema que se da dentro de un sistema familiar, cuando somos incapaces de creer que el cambio es posible, lo estamos poniendo más difícil.

La adolescencia es una etapa compleja, tanto por los cambios fisiológicos que tienen lugar, como por todo el compomente psicosocial, en el que unos valores se van cayendo y se necesitan nuevos referentes y, sobre todo, crear una identidad adulta propia. Este proceso, dentro de una cultura y una sociedad que no fomenta un desarrollo armónico de la persona, puede llegar a ser muy convulso y generar graves conflictos personales y familiares. Es ahí donde tiene sentido acudir a un profesional, mejor antes de llegar a situaciones extremas, para facilitar que el adolescente pueda retomar una senda de crecimiento que sea constructivo y sano.

Dentro del proceso de trabajo con adolescentes, a menudo resulta positivo incluir intervenciones con los padres y otros familiares, o realizar un asesoramiento que les dé herramientas que les permitan facilitar los cambios que necesitan.

Contacto

  • Terapia

    Empezar a mirarme y cuidarme es el comienzo de mi sanación

  • Grupos

    El Grupo es más que la suma de sus elementos.

  • Docencia

    Aprender es crecer, crecer es vivir.