Terapia individual

Los manuales de psicopatología describen una gran cantidad de trastornos mentales que precisan de la intervención de profesionales de la psicología para su recuperación. Sin embargo, la terapia psicológica no sólo está indicada para esos casos, si no que puede resultar útil en muy diversas situaciones.

En muchos casos, personas que no nos “sentimos enfermas” y que no cumplimos los criterios para ser diagnosticados de un trastorno específico, podemos necesitar orientación o apoyo psicológico para afrontar determinadas situaciones vitales, expresar nuestro malestar emocional o, simplemente, aprender herramientas que necesitamos en nuestra relación con los demás.

Las personas somos mucho más que las etiquetas que nos colocamos, incluyendo las que conlleva un diagnóstico médico o psicológico. Esto no quiere decir que no sea importante detectar e intervenir un determinado problema de salud física y/o mental, si no que será necesario tratarlo de una manera integral, respetando la totalidad de la persona, en lugar de atender tan sólo a los síntomas del problema, o a un mero análisis funcional, útil y práctico para el profesional, pero que no puede ver a la persona que está detrás.

En mi opinión, la principal herramienta en la intervención psicológica individual es el propio terapeuta, así como la relación que consiga crear con la persona que demanda su ayuda. Sólo dese ahí puede tener sentido utilizar una serie de técnicas y herramientas terapéuticas, puestas al servicio del crecimiento personal y de la superación de nuestras carencias.

Muchas veces, esa presencia y acogida ya supone un principio sanador cuando la persona está tan dañada que no puede sostenerse ni aceptarse, y necesita el encuentro con un “otro” para empezar a encontrarse a sí misma.

Al igual que ocurre con el papel de los padres con los hijos, el objetivo final del acompañamiento psicológico es dejar de ser necesario, una vez la persona ha encontrado lo que necesita y puede seguir su camino de manera autónoma y consciente.

Contacto

  • Terapia

    Empezar a mirarme y cuidarme es el comienzo de mi sanación

  • Grupos

    El Grupo es más que la suma de sus elementos.

  • Docencia

    Aprender es crecer, crecer es vivir.